Santiago Manuin por siempre

madre patria - Joaquin Ponce Vives

Mujeres peruanas hacia el bicentenario

Publicado: 2020-02-15

A un año y cinco meses de cumplirse los 200 años de la declaración de la Independencia del Perú, su celebración para que sea significativa, debe en primer lugar, ser inclusiva. Es decir, debe incluir todo el espacio natural y humano de la República fundada en aquella ocasión. Lo que significa englobar todas sus regiones, sus varios ecosistemas, así como, a los peruanos y peruanas que los habitan con sus diversidades económicas, sociales y culturales. En segundo lugar, debe evaluar cuantitativa y cualitativamente el impacto de los principios republicanos de democracia, soberanía y ciudadanía, sobre esas poblaciones a lo largo de las dos centurias hasta hoy: historia y diagnóstico. En tercer lugar, debe comprender una gran movilización ciudadana, que la haga o se haga por si misma, protagonista de su memoria histórica, de su diagnóstico y de su proyecto republicano. 

El Estado, que se supone vertebrador y ejecutor de los fines de la república democrática que representa, también debe estar bajo la lupa ciudadana. En particular, evaluar su rol en la integración de las diversas regiones y de los peruanos y peruanas, en el discurso republicano democrático y en el ejercicio de los derechos que se derivan de este.

Desde esta perspectiva, en mi condición de ciudadana peruana y de haber dedicado cerca de cuatro décadas a la historia de las mujeres del Perú, compartiré la recuperación de la memoria histórica de mis congéneres, contribuyendo a develar y esclarecer las erróneas afirmaciones sobre sus vidas y roles, que no solo persisten en el sentido común, en la enseñanza escolar, sino incluso entre especialistas: arqueólogos, historiadores, antropólogos, etc.

Es importante revisar nuestra historia sobre todo en el Perú, que hubo una formidable pléyade de gobernantas poderosas y de funcionarias empoderadas, no solo en la costa norte, como se quiere hacer creer, sino en la sierra y en la Amazonía, en el centro y en el sur, a lo largo y ancho de nuestro territorio y de nuestro mar, si, las islas fueron deidades femeninas y por empatía de género sus oficiantes fueron mujeres. Esta rica historia femenina la corroboran los descubrimientos arqueológicos desde la década de 1950, como también la lectura con nuevas miradas de los documentos coloniales. Por ejemplo, tuvimos por lo menos dos grandes emperatrices del Tahuantinsuyo: Mama Anahuarque y Mama Ocllo, por si acaso esta coya, no era como lo cuentan algunas versiones de las leyendas, y menos una mujer sumisa y doméstica, prometo explicarlo en próxima entrega.

Volviendo al punto, ¿pueden nuestras antepasadas inspirarnos para afrontar los retos del bicentenario? Considero que sí. De una parte, porque su sola existencia constituye un desafío a las teorías foráneas (compartida por algunas/os locales), que parten del presupuesto o prejuicio que siempre existió la desigualdad de género, que las mujeres siempre carecieron de poder y por ende siempre estuvieron sometidas a los varones, ¿nuestra historia antigua refrenda esta premisa? Me atrevo a negarlo. Las evidencias nos plantean lecturas inéditas de nuestro pasado, y a su vez, autonomía y libertad de pensamiento para mirarnos, para estudiarnos e identificarnos, es decir, soberanía intelectual.

De otro, las faustosas mujeres del pasado confirman la grandeza civilizatoria de nuestras antiguas sociedades, así como, el papel proactivo y protagonista de las mujeres en la construcción de esa grandeza. Creo que somos la única nación cuyos intelectuales repudian su pasado imperial, algo inimaginable en los contemporáneos romanos, griegos, chinos, etc. Rescatar nuestras reinas, emperatrices, sacerdotisas y otras poderosas mujeres, devuelve orgullo y autoestima a las peruanas de hoy, sentimientos claves para una identidad con dignidad y la dignidad aporta la fortaleza emocional y personal para que una mujer se respete y haga respetar sus derechos y su vida. Lo cual beneficia a las mujeres y a la república que queremos refundar.


Escrito por

Maritza Villavicencio

Maritza Villavicencio Historiadora y Fitomántica. Recuperé el Oráculo de los Pallares Mochica. Ejerzo la adivinación. En mi blog reflexiono sobre las prácticas mágicas ancestrales del Perú.


Publicado en

Oranek

Maritza Villavicencio Historiadora y Fitomántica. Recuperé el Oráculo de los Pallares Mochica. Ejerzo la adivinación.