Yo me quedo en casa

Foto: Programa Arqueológico San José de Moro de la PUCP

Cobre mágico

Publicado: 2013-08-23

El cobre es un metal maleable de color rojo, dúctil, excelente conductor del calor y la electricidad, se encuentra disponible en la naturaleza. Según los historiadores de la prehistoria occidental, el uso de este metal marcó un hito significativo para la humanidad, el paso de la Edad de Piedra a la Edad de los Metales. La característica principal fue dotar de una resistencia hasta entonces desconocida: durabilidad, es decir mayor vida en el tiempo.

En Egipto el símbolo jeroglífico del cobre estaba asociado a la Vida Eterna. En la astrología y entre los antiguos alquimistas, como en las mitologías helenas y romanas el cobre estuvo asociado a Venus, una deidad femenina. Para los antiguos hebreos el cobre era el metal de la adivinación y se le vinculaba a la serpiente o dragón, como también simbólicamente a la conductividad del calor, pues según esta cosmovisión, una hélice de cobre enrolla el Sol y es la responsable de rociar sus rayos a la Tierra, a la que llega convertida en la sal del rocío. Esta hélice es una serpiente o dragón en guardia.

Este mito se asemeja al de Chaska en la mitología Inca, pero de ella hablaremos en otra oportunidad. En general podría decirse que el cobre estuvo asociado a las virtudes mágicas femeninas y a la perdurabilidad.

La estirpe de mujeres poderosas que reinaban en los valles de la costa norte del Perú, hoy conocidas como sacerdotisas moche, sicán o lambayeque y chimú, fundamentaban su poder en la mística y la magia. Eran las regentes de los umbrales, sean aquellos que separaban la vida de la muerte, los equinoccios de los solsticios, el día de la noche. Estas mujeres que parecen de ficción existieron realmente, La primera sacerdotisa descubierta hace unas pocas décadas, llevaba cosidas a su ataúd de caña piezas de cobre: dos brazos, dos piernas, una máscara, sandalias y un tocado ceremonial de forma trapezoidal con los bordes aserrados. Es decir, la humanidad de la sacerdotisa fue reproducida totalmente en cobre para su pasaje al más allá.

Los elementos de los entierros de las culturas norteñas son metafóricos de la identidad del personaje enterrado, en este caso, el cobre simbolizó las atribuciones sagradas y mágicas de la Sacerdotisa. Esto es, el conocimiento y manejo alquímico del cobre como captador y conductor de las radiaciones cósmicas proyectadas sobre la Tierra por el Sol y la Luna, contenedor de los fluidos vitales de la naturaleza y de sus emanaciones espirituales. En suma, cualidades de la eterna regeneración que fue función social y religiosa de estas mujeres mágicas.


Escrito por

Maritza Villavicencio

Maritza Villavicencio Historiadora y Fitomántica. Recuperé el Oráculo de los Pallares Mochica. Ejerzo la adivinación. En mi blog reflexiono sobre las prácticas mágicas ancestrales del Perú.


Publicado en

Oranek

Maritza Villavicencio Historiadora y Fitomántica. Recuperé el Oráculo de los Pallares Mochica. Ejerzo la adivinación.